Inglés Francés Mapa Recomendar Contacto
Buscar


Página PrincipalQuienes somos?Viviendo el Cauca Localidades Sitios Turísticos
viviendo el cauca
En la región del Cauca, encontramos impresionantes contrastes de colores en los atardeceres



Práctica Cultural
  La medicina indígena: un aspecto importante de nuestra cultura 
Diciembre 17,02
Autor: NN   
 
 

Antiguamente todas las comunidades tenían sus médicos que eran los encargados de orientar y aconsejar la comunidad y de protegerla contra los peligros. Los médicos eran personas especiales que ponían toda la fuerza de su pensamiento al servicio de su gente y por eso se les respetaba, se les obedecía y se les consultaba permanentemente.


Los indígenas tenemos un poder, una ciencia: la ciencia de nuestros médicos, que los dominadores no lograron acabar. Ahora que estamos organizados tenemos que volver a estudiar esos conocimientos para fortalecer nuestras luchas y para organizar mejor nuestras comunidades.
Antiguamente todas las comunidades tenían sus médicos que eran los encargados de orientar y aconsejar la comunidad y de protegerla contra los peligros. Los médicos eran personas especiales que ponían toda la fuerza de su pensamiento al servicio de su gente y por eso se les respetaba, se les obedecía y se les consultaba permanentemente, por ejemplo, se les consultaba cuando alguien se iba a casar para que lo aconsejaran; o cuando alguien estaba a enfermo, para que lo curaran; cuando se posesionaba un nuevo Cabildo para que con su poder y sus conocimientos los ayudaran a gobernar mejor a sus comunidades; cuando alguien moría, para que lavaran el hielo y así, evitar enfermedades, para escoger el sitio para construir una casa, para cosechar el maíz sembrado en una rosa, para quitar los malos espíritus y muchas cosas más. En todos estos momentos, los médicos con sus adivinanzas y sus medicamentos retiraban los peligros hasta que sentían que todo estaba bien. Esta era la forma de proteger a las comunidades.

Cualquier persona no podía ser médico. Cada médico gastaba muchos años enseñándole toda su ciencia a un joven para que lo remplazara cuando él muriera y así se fueran pasando los conocimientos de una generación a otra. Eran personas que se distinguían por su conducta ejemplar, por sus grandes conocimientos de la naturaleza y de la mente y por su servicio a la comunidad. Por esto todo el mundo los obedecía y los respetaba.

Pero al llegar los españoles o los curas a explotar y engañar se dieron cuenta de la importancia de los médicos y quisieron acabarlos. Vino la represión: a muchos los mataron y a otros no pudieron matarlos porque las comunidades los protegían con su silencio. Al darse cuenta de que no los habían acabado, los curas lanzaron todo su ataque contra ellos llamándolos brujos y hechiceros y diciendo que dizque tenían pacto con el demonio, y poco a poco fueron asustando a la gente diciéndoles que todo eso de nuestra cultura era pecado, que teníamos que abandonar nuestras tradiciones para aprender lo que ellos nos traían, lo cual no corresponde a nuestro modo de vida. Lo que en realidad nos trajeron fue la esclavitud y la explotación.

La situación se hizo cada vez más difícil y muchas comunidades fueron perdiendo sus médicos. Otras comunidades, ya divididas y desorganizadas, donde los compañeros fueron perdiendo su cultura, los médicos comenzaron a utilizar la ciencia para hacer males entre los indígenas mismos y comenzaron a cobrar y a enriquecerse con los maleficios.

Algunos cabildos olvidaron la costumbre de consultar a los médicos indígenas y comenzaron a consultar a las monjas, a los curas, a los politiqueros y explotadores y se fueron acostumbrando a obedecerles y se olvidaron que su tarea era defender a la comunidad como lo hicieron los antiguos caciques.

Ahora cualquier enfermo se muere porque ya no hay quien los cure a manera antigua y los centros de salud o los hospitales quedan muy lejos o no tienen drogas porque el gobierno mantiene abandonados los hospitales de la gente pobre. Los médicos indígenas curaban voluntariamente porque su misión era servir al bien de la comunidad. La gente les daba alimentación, y la coca y el aguardiente que necesitaban para trabajar. Las drogas que ellos recetaban nos las daba la misma naturaleza.

En muchas otras comunidades todavía conservamos nuestros médicos y no solamente nosotros los consultamos, sino que inclusive la gente de los pueblos viene a consultarnos o les traen enfermos para que los curen. Pero resulta que a muchos al coger fama se olvidan de deber que tienen de servir a su gente y solo atienden a los que les pagan, utilizan su ciencia como negocio y no como servicio, e inclusive, por dinero llegan a ponerse al servicio de los enemigos de los indígenas. Conocemos el caso de varios terratenientes que consiguen los servicios de algún médico indígena para que les proteja sus intereses.

Por otra parte, hay algunos médicos conscientes que se han unido a nuestra organización y han puesto todo el poder de su mente al servicio de nuestra lucha. Varios compañeros dirigentes y colaboradores han sido descubiertos por su protección lo mismo que algunas cooperativas. En la recuperación de tierra, ellos intervienen para darles confianza a los compañeros, en la preparación para la celebración de cuarto congreso del CRIC contamos con su valiosa colaboración.

Una de las conclusiones de la comunicación sobre Cultura y Educación en el cuarto congreso fue precisamente la siguiente: realizar una junta con nuestros médicos para los siguientes fines:

Que entre ellos se discutan la ciencia y recuerden los que han olvidado, que unan sus fuerzas para poder trabajar más efectivamente.

Que con sus conocimientos nos colaboren en la preparación de nuestras luchas: advirtiendo los peligros, previniendo los males y protegiendo a sus compañeros.

Que como se hacía hasta hace algunos años, cuando los Cabildos toman posesión de sus cargos al comenzar el año, que los médicos suban con ellos a las lagunas de los filos a mojar y estudiar las varas (bastones que representan la autoridad) Los médicos instruirán a los Cabildos sobre los peligros y problemas y aconsejarán sobre la buena conducta de los miembros de los Cabildos, como representantes de la autoridad indígena.

Pedirles a los médicos que enseñen la botánica a la comunidad.

La recuperación de nuestra ciencia forma parte de la lucha general por la recuperación de la cultura indígena como lo establece uno de los puntos del programa de Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) y las demás organizaciones indígenas del país.


 
   

Regresar

Recomendar  
Imprimir  
Comentar  


Página PrincipalQuienes somos?Viviendo el Cauca Localidades Sitios Turísticos
Copyright © Universidad del Cauca
LATIN - Laboratorio de Tecnologías de Información
Grupo de Investigación en Ing. Telemática
Grupo de Investigación en Desarrollo Turístico
Carrera 2 No. 1-25, Urbanización Caldas
(+57 2) 82 4115 -823 1730
Popayán, Cauca, Colombia
tampu@unicauca.edu.co